Vivir con paz en momentos borrascosos

La Paz es un valor que todos queremos tener pero que sin embargo ante las situaciones más duras y difíciles en nuestra vida, sale de nuestros labios una frase, que podemos decir todos, el que la hace la paga, o diente por diente.

Tenemos miles de razones para justificar nuestro dolor, enfado, rabia y desesperanza ante las injusticias que ocurren a nuestro alrededor.

No obstante si hacemos una reflexión y pensamos cuantas veces hemos sentido todo esto y por comprensión, compasión o por no crear más dolor, paramos todos nuestros pensamientos y sentimientos que se agolpan en la mente para cambiar el rumbo, porque sabemos, que todo nuestro cuerpo tiene diferentes reacciones que perjudican nuestra manera de ser más objetiva.

Poniendo la mano en el pecho sabemos que muchas veces, aunque inconscientemente, hacemos daños a los demás y deseamos no ser juzgados o que nos traten mal; buscamos comprensión, compasión.

Cuando tenemos la llaga abierta y con dolor lo primero que pensamos: esto no se puede perdonar y digo ¿y si perdonamos que pasara? La respuesta de la persona o personas puede ser decidir amar o reflexionar.

Recuerdo a Gandhi cuando ante las fuerzas inglesas en la India y ante tanto dolor y sumisión él dijo que no se utilizara la violencia, hubo víctimas pero se ganó la libertad. También podemos pensar en Teresa de Calcuta, ante la guerra ella con su amor y compasión hizo frenar y no avanzar la guerra

Podemos ver a lo largo de la historia, tantas y tantas situaciones que por una reflexión diferente a la esperada, han cambiado las personas

No soy quién para aleccionar, pero creo que podemos pensar que el ser humano a momentos es tan duro que se vuelve “salvaje”, y digo “quien esté libre de pecado que tire la primera piedra”

Creo que el corazón que cada uno tenemos nos puede ayudar a tener un momento de amor y perdón.

 

Abrir chat