¿Qué es la Inteligencia Emocional? – Entrevista de Televisión

En la entrevista de hoy hablamos sobre la Inteligencia Emocional.

En primer lugar, podemos decir que las personas solemos valorar mucho la inteligencia mental, la capacidad que tenemos de hacer cosas o muchas de las “otras inteligencias” del ser humano, pero la verdadera inteligencia es la inteligencia emocional.

De nada sirve tener, por ejemplo, mucha inteligencia mental si esta no va acompañada de la Inteligencia Emocional, porque la persona no sabrá controlar, gestionar o llevar las emociones en un determinado momento.

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional un concepto desarrollado por  Daniel Goleman y es aprender a gestionar contigo y con los demás, como, en un determinado momento – algo que me dicen y no me gusta o pienso que está mal – debo gestionarlo o hacerlo por más que me guste o no, es un camino de doble sentido, es aprender a controlar el como, el cuando y de que forma hago las cosas.

De la misma forma la utilizamos muchas mas veces de las que pensamos o reconocernos. Por ejemplo, cuando queremos conseguir algo de una persona o su aprobación, utilizamos nuestra inteligencia emocional para escuchar atentamente a la persona, para ser cariñosos, ponemos buena cara, etc. Por otro lado, existen momentos en que nos dicen algo que no esperábamos o no nos gusta y “explotamos”, esto es sin ir mas lejos la NO gestión de nuestra inteligencia emocional.

¿En que ámbitos la utilizamos?

Asimismo, en el trabajo, como padres en relación a nuestros hijos y en otras tantas situaciones de nuestra vida debemos tener una buena gestión de nuestra inteligencia emocional porque nos permite estar centrados, a saber, que las emociones son muy importantes y que dependiendo de que diga, como lo diga e incluso de como lo manifieste va a tener unos resultados u otros. En consecuencia, si no tenemos una buena gestión de nuestra inteligencia emocional tendremos grandes inconvenientes, que generaran sobre todo “choques” con los demás y es en esencia lo que debemos evitar.

¿Cómo debe ser trabajada esta inteligencia?

De hecho, la Inteligencia Emocional debe ser utilizada y enseñada dentro del Análisis Transaccional trabajando la figura del Padre, Adulto y Niño. Ya que, la figura del Padre es la que nos permite controlar que decir, como decirlo y que hacer (el padre nutritivo-positivo).

Por otro lado, la figura del Adulto nos enseña a analizar, como investigar y saber que decir o no decir en un determinado momento. Por último, la figura del niño es la que expresa las emociones que están más a flor de piel, pero en Positivo.

Es por esto que debemos conseguir una inteligencia emocional que nos permita controlar el rumbo de nuestra vida y no por el contrario, que esta nos dirija a nosotros.

Inteligencia emocional

Por otro lado, seremos mas felices si tenemos una inteligencia desarrollada, ya que sabremos como gestionar nuestras emociones a nuestra conveniencia. Es decir, nos permite ante diferentes situaciones saber decir, por ejemplo: “con esta situación no me siento cómoda” o “esto no es momento de hablarlo ahora”.

La buena gestión de nuestras emociones se basa en saber decidir y saber que nos conviene en cada momento y que no, pero para llegar a este punto debemos trabajar sobre nuestras emociones, que por lo general son experiencias pasadas que no hemos “superado”.

La inteligencia emocional es totalmente necesaria en nuestra vida, por ejemplo cuando vamos a una entrevista de trabajo esta nos permite saber que contestar, cuando hacerlo, cuando no, conectar con el entrevistador y saber comunicar lo que queremos en el momento adecuado, de igual forma sucede con nuestra pareja, nuestros hijos o respecto a la forma que interactuamos con la sociedad en general.

¿Todos tenemos inteligencia emocional?

No todos la tenemos, principalmente porque tenemos miedo de nuestras emociones y bloqueamos diferentes partes de nuestras vidas, sin resolver lo que deberíamos.

No existe problema en hablar sobre nuestras experiencias de alegría o disfrute, pero por el contrario como individuos nos cuesta reconocer aquellas que no son tan agradables, como la tristeza, los enojos, la rabia, dolor, miedo, angustia, el rencor, etc.

El trabajar la inteligencia emocional debe un proceso que se tome muy en serio. Cada individuo es diferente, existen “capas” de emociones que debemos ir gestionando y modificando poco a poco y en el momento adecuado dependiendo de la persona.

Abrir chat