Miedo a enfermar de Cáncer o Cancerofobia

En el articulo de hoy hablamos sobre el miedo a enfermar de Cáncer o Cancerofobia. En particular trataré las siguientes preguntas:

  • ¿Que es el miedo al cáncer?.
  • ¿Por qué tenemos miedo al cáncer?.
  • ¿Como proyectamos nuestros miedos al cáncer en nuestro cuerpo?.
  • ¿Que otra cosa se podría hacer para liberarse del miedo al cáncer?.
  • ¿Aprender a despedirse de familiares que hayan muerto de cáncer?.
  • ¿Cuales son los cambios de pensamiento, emoción y comportamiento adecuados para liberarte?

¿Que es el miedo a enfermar de cáncer?

Es un miedo irracional, la persona puede pasarse horas de forma diaria pensando que podría tener cáncer, que seguro que en algún momento se manifestará su enfermedad.  Que el cáncer es muy traicionero y que puede de un momento a otro manifestarse.

La persona con miedo al cáncer está obsesionada, es una persona que tiene unos comportamientos de agorafobia y es incapaz de pensar de forma diferente. Hay veces que en su familia ha habido varias personas con este proceso de enfermedad  y piensa que será la siguiente,  y que ahora le tocara a el/ella.

La persona que tiene miedo a enfermar de Cáncer puede llegar a registrarse en foros para informarse mas sobre el tema (llegando a la obsesión) y pasa la vida viviendo lo que no tiene y creyendo que si está atenta no le sucederá.

¿Por qué tenemos miedo al cáncer?

Tenemos Miedo al Cáncer porque supone el miedo a la muerte, al dolor o al sufrimiento.

Es una forma de ocupar nuestro tiempo y de ir desarrollando comportamientos irracionales para no vivir en el presente.

La persona puede tener un gran vacío bien porque en su familia hubo y hay diferentes enfermedades y una gran contaminación de vivir con miedo.

Constantemente jugamos a trampear nuestra vida y si tenemos asuntos que resolver, nos enfocamos en aquello que no tiene nada que ver con la búsqueda de soluciones de dichas dificultades, generando un hábito de miedo al cáncer porque esto crea excitación, drama y nos ocupa a nivel mental, emocional y físico, siempre encontramos “posibles dolencias” para no resolver lo que de verdad nos ocupa.

Por otro lado es importante que veamos cuales son los hábitos nocivos que incluimos en nuestra vida, como Fumar, no hacer deporte, beber, tomar drogas, etc. y que nos genera Angustia o desconformidad con nuestra forma de vivir y por lo tanto nos trae consigo miedos camuflados a enfermar de cáncer. Porque en definitiva, sabemos que no estamos “Cuidándonos” y puede tener repercusiones de salud.

De la misma manera que generamos estos hábitos podemos ver como a través de unas malas relaciones a nivel de pareja, amigos o hijos generamos un desanimo y angustia que nos pueden llevar a vivir la sensación de muerte por inconformidad. Lo que puede producir con el tiempo una Cancerofobia.

Si lo pensamos bien, igual que encontramos los momentos para hacer el proceso de nacimiento, también en este mismo momento empezamos la carrera de vivir y de morir, es decir, no se nos ocurriría pensar cuando nace un niño: ”y si se muere… y si tiene problemas de salud…”. 

En nuestro planteamiento buscamos por encima de todo encontrar soluciones, y tenemos la atención puesta en la vida, no en la muerte, en buscar que todo vaya bien, no que todo vaya mal. Es este pensamiento el que deberá cambiar la persona con Cancerofobia.

El miedo al cáncer es conflicto. Es empezar a ver el vaso medio vacío en lugar de medio lleno, es nublar nuestra vista para ver las dificultades y no ver las soluciones.  Es importante el desarrollo del optimismo y del derecho a vivir con bienestar, en lugar de entrar en el aborigen del sufrimiento.

El miedo a la enfermedad del cáncer nos lleva a estar enfocados en la dificultad y no en la solución.  “Aquello en lo que nos enfocamos, es lo que producimos”. Si la persona con miedo a la enfermedad de cáncer, tiene tanta inversión en el sufrimiento, el dolor, la angustia y el desespero, es importante que se pudiera enfocar en hacerse preguntas, buscar cuales son las razones por las que piensa de esta manera, es seguro que viviría de forma más saludable.

¿Cómo proyectamos el miedo en nuestro cuerpo?

La cancerofobia la proyectamos a través del pensamiento, creando éste la realidad, allí donde nos enfocamos, creamos. El pensamiento repetitivo, crea unos surcos a nivel neuronal que terminan generando hábitos nocivos y éstos se van repitiendo constantemente en nuestra vida.

Sin querer generamos lo que no queremos, a través de la repetición. Nos imaginamos, visualizamos y nos enfocamos en el miedo,  la angustia, la desesperanza a la enfermedad de cáncer.

¿Que otra cosa podríamos hacer en lugar de enfocarnos en el miedo al cáncer?

  • Lo primero que deberíamos hacer es dejar de enfocarnos en el miedo al cáncer, esto nos facilitaría el vivir con más alegría, entusiasmo.
  • Estaría muy bien involucrarnos en ayuda desinteresada a terceros, que estén sufriendo o viviendo situaciones extremas para aprender a relativizar nuestra cancerofobia.
  • Asistir a un profesional que nos permita clarificar y resolver aquellas dificultades ocultas que nos generara la cancerofobia.

Deberías perseguir el deseo de vivir realizando todos aquellos sueños que han quedado en el olvido y atrevernos a innovar, en lugar de martirizarnos de forma obsesiva con algo que no necesitamos, para ello podemos ayudarnos de la creación de visualizaciones de cómo queremos vivir y que cosas podríamos hacer que nos beneficiarían sustancialmente.

  • Dejando de buscar información en internet sobre cáncer, es decir, liberarnos de la constante infoxicación.
  • Decir adiós a aquello que te quita la paz y aprendiendo a expresar a través de un profesional todos sus miedos, angustias, dolores y buscar de donde proviene la dificultad real.
  • Aprender a despedirse de familiares que hayan muerto de cáncer:

Igual que nos despedimos de nuestra infancia o adolescencia, de una casa o de un trabajo, tenemos que hacer el aprendizaje de despedida y decir adiós a la persona que se ha ido, después de haber sacado el dolor de la pérdida.

Muchos familiares de personas que han sufrido una muerte por cáncer, además de no hacer correctamente el proceso de despedida entran en una dinámica de repetición de comportamientos y de síntomas de la persona que se ha ido.

Es importante reconocer que aunque la madre, el padre, abuela o hermano haya muerto de cáncer, uno no está sentenciado a tener lo mismo. Cada uno es independiente de los otros y aunque la genética juegue un papel importante, siempre está la persona que tiene la capacidad de decidir qué hacer, cómo vivir y de qué morir o cuando morir.

Puedo ilustrar lo que acabo de comentar a través de un ejemplo que se ha repetido a lo largo de mis años como profesional en diferentes pacientes:lo que acabo de comentar a trav

Llega a consulta un paciente con gran angustia, miedo y desesperanza porque un familiar allegado, al que él se parece físicamente ha fallecido a su misma edad de Cáncer. La persona mostraba un auténtico pánico porque se estaba acercando en la misma edad del fallecido. Incluso tiempo antes su patrón mental es de estar generando una serie de expectativas negativas con relación a su futuro.

No estamos predestinados a sufrir lo mismo. Todos tenemos la capacidad de cambiar y generar la vida que deseamos, innovándonos, liberarnos de patrones y creencias que nos perjudican.

Es fundamental decir adiós a los fantasmas que atenazan nuestros pensamientos y emociones, comportamientos, hábitos y actitudes.

El miedo a la enfermedad de cáncer es un fantasma que atenaza a muchas personas cada día y muchas veces al día, ejerce un poder sobre nosotros porque se lo damos a través del pensamiento repetido, las emociones de angustia, desesperanza, obsesión, etc. Somos nosotros quienes creamos hábitos, comportamientos y actitudes que nos llevan a materializar o estar en constante sufrimiento de aquello que no queremos o nos da miedo.

Si todos los pensamientos que tenemos los fuéramos repitiendo una y otra vez, no podríamos vivir, es importante que para estar en un estado de salud y bienestar adecuado, tenemos que desarrollar el optimismo, alegría y sacar “el grano de la paja” de aquello que no necesitamos y atrevernos a desarrollar otros pensamientos más esclarecedores para estar en paz con uno mismo.

¿Cuales son los cambios de pensamiento, emociones o comportamientos que debemos realizar para liberarnos del miedo a enfermar de Cáncer?

  •  Para liberarnos de la cancerofobia, puedo recomendarte, como psicóloga, que puedas reconocer el miedo, la angustia y demás sentimientos negativos y puedas sustituirlos por el placer , bienestar y alegría. Para poder conseguirlo deberás enfocarte en lo que quieres en lugar de lo que no quieres.
  • Resolver todas aquellas cosas que hemos dejado pendientes, en lugar de sabotearnos con el miedo a la enfermedad de cáncer y decidir lo mejor.
  • Liberarnos de los enganches familiares, es decir, de las personas que se han ido y atrevernos a vivir de verdad.
  • Crear una pantalla mental, en el momento en que el pensamiento ocupa nuestra mente, para romper con la dinámica. Imaginarnos saltando, riendo, o imaginándonos en una situación amena, redondeada de gente que quieres. La idea principal es ocupar la mente con algo mas productivo.
  • Hacer meditación.
  • Conectar con la Madre Tierra, para sentirnos vivos y en la naturaleza.
  • Darnos una ducha y sentir como limpiamos de los pensamientos y emociones negativos.
  • Hacernos una autosugestión conforme estamos “Maravillosamente bien”.

Si aun así, con estas “Técnicas” no logras salir del bucle de pensamiento de enfermedad y sigues sintiendo miedo a enfermar de Cáncer es importante que puedas encontrar un profesional que te permita descubrir de donde viene esta Cancerofobia y que te ayude a trabajar sobre ella en el tiempo.

Abrir chat