Mi historia y mi teatro

La psicología entre otros temas, elabora procesos de enfermedad para ayudar a la persona a recuperar la salud. Os adjunto un escrito testimonio donde la persona explica claramente el proceso de su enfermedad de cáncer:  (leucemia mieloide aguda).

Me llamo Sara y tengo 20 años. A mis 17 años una palabra cambió mi vida. Yo era una chica normal, con una vida normal, como podéis imaginar: instituto, amigos, lo típico de la edad, pero el 24 de Marzo del 2014, aquella palabra hizo que todo cambiase. Diagnóstico: Leucemia aguda mieloblástica.

A esa edad lo último que esperas en la vida es que te digan que tienes cáncer, es algo que sólo le sucede a los demás, es imposible que me pueda tocar a mi, pero sí en mi caso me tocó.

Aquí empezó mi largo viaje, aparecieron las punciones en la médula, el sufrimiento, el dolor, los aislamientos, pero sobre todo, el miedo, un miedo que nunca antes había sentido.

Fui fuerte, tuve coraje, superé y escalé mis miedos.  Sabía que no iba a morir, que solo había un camino y era SI o SI.

Fueron pasando los años, el primero recuperándome del trasplante y poco a poco volviendo a la vida normal, creando una rutina. Empecé a estudiar  aquello que había pensado para mi vida que sería en el futuro:  profesora.

Al cabo de tres años acabé el grado Superior de Educación Infantil, me gustó mucho, pero … No se como explicarlo, aunque es la pura realidad; después de superar una leucemia y un trasplante, tendría que haber sido una joven de una energía interminable, genial, fantástica e increíble, y con un futuro de metas y proyectos para hacer. ¡pues no… fue todo lo contrario…!

Con 20 años seguía jugando a una niña que llamaba la atención para no salir de la zona de confort en la que tan bien me habían tratado mis padres durante la

enfermedad.  Tenía una gran dependencia de ellos, sobre todo con mi madre que era la que pasaba más tiempo.

Hace año y medio, se cruzó en mi camino María del Mar García. Yo me encontraba en un pozo que pensaba que nadie podría ayudarme a salir de él, que nadie sería capaz  de entenderme. No fue así, como profesional María del Mar entendió enseguida mi  situación y estado de ánimo. Me ayudó mucho a ir cambiando poco a poco, analizar el comportamiento que había tenido con mis padrespareja en los últimos años.

Aprendí muchas cosas, entre ellas que no debemos abusar de las personas que están a nuestro lado, de las que nos quieren y nosotros queremos, ya que no es sano 

aprovecharse de ellos y provocar el enfado y cansancio, eso es lo que le pasó a mi pareja, que decidió que no quería ni podía tener una vida así.  La ruptura con él fue sana, aprendí a entenderle, a valorar todo su sufrimiento, la entrega, su delicadeza y el apoyo que tuvo en todo momento hacia mi.  Aprendí a sacar mucho enfado y llevar el duelo con comprensión. Entendí mi comportamiento egoísta donde solo me miraba yo y  mi ombligo.

Mis padres no podían tomar la decisión de alejarse de mi lado, ya que era su hija, por eso pude ver y aprender de su sufrimiento.

Aprendí  que el cambio lo  tenía que hacer YO, sola.  Las personas de mi entorno me podrían dar herramientas, consejos, etc.  Pero solo yo tenía que tomar la decisión de sanar.

Aprendí que la magia estaba en mi, que mi actitud la crea, que mi pensamiento crea la realidad, que yo tomo mis propias decisiones y que nada sucede sin mi consentimiento.

Este es el camino: luchar contra los fantasmas del  miedo, saber que puedo, estar orgullosa de mi y renovar la fuerza para vivir la sanación constante.

Con este escrito quiero transmitiros que nosotros tenemos nuestro propio poder y decidimos  nuestra vida, por duro que parezca.

Gracias

Abrir chat