Los efectos de criticar

La crítica tiene varias vertientes, estas pueden ser positivas o negativas. Las positivas nos ayudan y construyen mientras que las negativas nos aniquilan o destruyen.

Toda crítica positiva de los otros nos puede ayudar a fortalecernos, a saber escuchar, aceptar y verificar, sobre todo a tener un buen control ser capaces de entender y reflexionar, como es mi comportamiento y mi manera de hacer.

El que critica positivamente es una persona que se atreve a ser valiente, claro y honrado, nos da la posibilidad de rectificar o valorar lo que nos dicen, siempre y cuando la persona criticada perciba que es para ser ayudado, siendo éste cuidadoso, respetuoso y delicado.

Por otro lado tenemos otro tipo de crítica que puede ser despiadada, injusta, con sarcasmo, venganza, prejuicios, difamación, falsedad, resentimiento, etc., es la que está desprovista de respeto o delicadeza.

Esta puede ser de un daño incalculable para el que lo recibe, no olvidemos que el daño es mucho mayor para el que lo hace que el que lo recibe. Hay una ley que dice “lo que damos lo recibimos multiplicado”.

¿Sabemos por qué criticamos? Puede ser por varias razones: ocupamos un tiempo, no nos miramos, no analizamos que hacemos con nuestra vida. Escuchar la crítica nos permite rectificar y cambiar, pero la mayoría de veces nos ponemos a la defensiva y nos enfadamos.

¿Sabes que el otro hace de espejo en nuestra vida? En la mayoría de las ocasiones lo que no nos gusta del otro, está oculto en nosotros.

Lo más sano, no es criticar ni criticarnos, sino cambiar, aceptarnos perdonarnos y amarnos, es una forma de ayudarnos mutuamente. Todos somos modelos

Puedes decir: ¡no es tan fácil! Es cierto pero ¿Lo quieres? Da un paso hacia delante y no te castigues por ello.

Felicítate por darte cuenta.

 

Abrir chat