Crisis familiar – Psicóloga María del Mar García Muñoz

Me entrevistan en el programa TOT i + para contestar ciertas preguntas ligadas a la Crisis Familiar, siempre desde el punto de vista de la Psicología.

Hay momentos en que la familia (Pareja e Hijos) pasan por una situación complicada, y muchas veces se produce una Crisis Familiar.

Cuando las familias vienen a mi Consulta muchas veces por situaciones familiares que se repiten independientemente de la familia, tales como:

Falta de conocimiento sobre como educar a los hijos: Aunque no lo parezca muchas familias asisten en busca de ayuda para entender y formarse en La Escuela de Padres ya que no saben cómo educar a sus hijos, y debemos entender que nadie nació sabiendo cómo ser Padre o Madre.

Cuando los padres están “Hartos de los hijos”: Los padres se sienten saturados y no saben cómo controlar ciertas situaciones que los superaran en relación a sus hijos: prepotencia, falta de límites, malos hábitos, falta de estudios, malas compañías, etc.

Es decir los padres asisten en busca de ayuda que les permita llevar una correcta educación a sus hijos y que no lleguen a producir una Crisis familiar, pero la mayoría de veces bajo el concepto de que el Hijo es quien tiene el problema, cuando muchas veces el carácter, actitudes y acciones de los hijos son producidas por una errónea educación que parte de los padres.

La familia es un laboratorio, ya que tanto los padres como los hijos aprenden a comunicarse entre sí para luego hacerlo con el exterior, por lo que si la comunicación entre hijos y padres falla, fallara también la relación de los hijos con el entorno externo cuando estos crezcan.

Los padres somos los primeros educadores (después vienen los profesores, abuelos, etc.), por lo que no podemos fallar como educadores. Si realizamos nuestra labor correctamente podremos tener la satisfacción de que nuestros hijos crecerán siendo personas integras y emocionalmente preparadas para enfrentarse a al mundo externo a la familia, es decir la sociedad.

En ciertas edades tempranas, si identificamos acciones por parte de nuestros hijos que no son correctas es porque como padres hay algo que no hacemos bien, la terapia para padres o el taller para padres puede ayudarnos a identificar qué acciones de los padres son las que producen las malas costumbres en los hijos.

Es por eso que debemos valorar seriamente si someteremos a un niño a terapia, ya que esta producirá que los niños tengan que pasar por situaciones que no son acordes a su edad, en cambio son los padres quienes deberían realizar un tipo de terapia que les permita identificar y modificar sus conductas, para que a su vez puedan trasmitir una correcta educación a los hijos.

Antes de enviar a un niño a terapia debemos identificar como padres que acciones o comportamientos realizamos y producen en consecuencia las malas conductas de nuestros hijos. El terapeuta no podrá educar al niño/a sino que son los padres quienes deben hacerlo desde el entendimiento, amor y la correcta imposición de límites.

También debemos como padres aceptar a nuestros hijos tal como son y no intentar forzadamente modificar su personalidad, sino todo lo contrario, acompañarlos en el importante camino de formar su persona.

Abrir chat