La comunicación en la familia – Psicóloga María del Mar García Muñoz

En la entrevista anterior la Psicóloga María del Mar García Muñoz hablaba sobre cómo debería ser una buena comunicación con los hijos, en la entrevista de hoy responderá a como debe ser La comunicación en la familia y entre la misma pareja. Entrevista del programa de Televisión TOT i +.

No debemos esperar a que haya problema de comunicación entre padres e hijos para intentar que esta comunicación sea adecuada, debemos trabajarla desde el nacimiento de los mismos.

Desde la Psicología, en el caso de problemas con adolescentes se tiene que entender cuál es problema del adolescente, pero previamente debemos saber cómo funcionan los padres, donde están estos en relación al adolescente y como aquel problema que tiene el adolescente les afecta a cada integrante o cómo podrían cambiar los padres actitudes y comportamientos para comunicarse mejor con los hijos y así evitar mayores alejamientos en la relación. Es decir, el trabajo de un psicólogo con el adolescente o con los padres será el de identificar las causas del problema para poder así actuar como mediador entre estos, pero No conjuntamente, sino que se recomienda sesiones de terapia con los padres y sesiones independientes con los hijos.

Hay veces que la mala comunicación con los hijos parte de una mala comunicación entre los padres, que termina afectando al menor y la forma en que este se comunica.

Es por eso que en la pareja debe haber entendimiento, amor y comunicación para que se puedan resolver dificultades tanto entre pareja como con los hijos de esta, pero ¿Para qué nos servirá acudir a terapia?

Muchas veces nos sirve para entender que tenemos dificultades sin resolver y que están deteriorando la relación bien por silencios, enfados o ausencias. Otras veces, para entender lo que llamo “El tarro de las esencias”, que es aquellas situaciones no resueltas en la familia y que creemos que ya lo están, pero las llevamos con nosotros cuando vamos a vivir con la pareja y las guardamos sin mostrarlas, pero poco a poco, después de tener toda la “confianza” las vamos sacando del tarro y “el” o “ella” piensan que la otra persona ha cambiado. Pero curiosamente esta situación lleva a una mejora en la relación con la familia, pero a su vez pasando a la pareja los problemas.

Debemos desde la terapia intentar que cada integrante de la pareja identifique que lleva en su “Tarro de las esencias”, como afectan estas a la relación y modificar estas carencias para evitar llevarlas en forma de conflictos a la relación.

Al igual que hablamos en la entrevista sobre la comunicación con los hijos debemos entender que todos llevamos acarreando desde niños, más o menos carencias que harán que salten de forma negativa en forma de discusión ante cualquier situación.

Abrir chat