La comunicación con los hijos – Psicóloga María del Mar García Muñoz

La Psicóloga María del Mar García Muñoz habla en la entrevista sobre como es la comunicación con los hijos y como debería ser. Entrevista del programa TOT i +.

¿Qué esperan los padres de los hijos a nivel de comunicación?.

La mayoría de los padres espera que sus hijos se encuentren bien, que coman bien pero también que los hijos no cuestionen o no den demasiados problemas. Y que si tienen algún inconveniente “encuentren la solución solos”. Pero debemos saber que somos el modelo de los hijos y estos entenderán y comenzaran a interpretar la comunicación que tengamos con ellos, y su futuro como adultos dependerá mucho de ello.

Muchas veces ante una pregunta del niño/a respondemos que no sabemos la respuesta o inquietud y dejamos que pase la situación, cuando en cambio deberíamos decirle a estos que si bien no la sabemos, la buscaremos, haremos todo lo posible para ayudarlo y se lo explicaremos. Este es un ejemplo del tipo de comunicación que debemos mejorar si queremos que la relación con nuestros hijos sea fructífera y que la comunicación sea buena a través de los años, pasen las situaciones que pasen.

Debemos tener muy claro que aquello que no resolvamos con el niño/a serán inconvenientes cuando estos sean adolecentes. Muchos padres creen que un adolecente es un adulto y dejan de lado ciertas atenciones que el adolecente necesita o ciertas decisiones en manos de ellos, pero hemos de tener muy claro que por más que sea más adulto que el niño, el adolecente, sigue siendo un niño (en su segundo nacimiento) y sigue necesitando a los padres como guía, tanto en la toma de decisiones como en una escucha activa por parte de ellos que haga posible una comunicación sana y efectiva.

Una buena comunicación con los hijos debe partir de una atención para con ellos que no genere ausencias sino todo lo contrario.

Un ejemplo muy ilustrativo es la queja de los padres ante las ausencias de los hijos (“Cuando cenamos acaba su plato y se marcha”, “pedimos pizza y se la lleva a la habitación para comer”, “mi hijo me contesta: no tengo nada que deciros o contarles”, etc.).

Estas ausencias de los hijos se generan gracias a ausencias de los padres en cuanto a su comunicación con ellos y pueden producir que los hijos entren en ciertas dinámicas que se conviertan en constantes, como por ejemplo el hecho de no hablar o no contar nada a sus padres, pero también puede producir otras dinámicas como la de contar más con las personas externas a la familia que con sus propios padres, ya que creen que estos no los entienden o comparten como sus amigos, compañeros, etc.

¿Cómo debe entonces ser la comunicación con los hijos?

Como padres debemos mostrar siempre un interés por lo que nos explican, además de no cuestionarles constantemente, ya esto es valorarlos, reconocerlos y ser “Como cómplices” de ellos (algo que nos jugara siempre a favor en posibles situaciones futuras complejas). Debemos preguntarles cómo les va y mantener un espíritu alegre para con ellos. Si no cuidamos la comunicación con los hijos pensando en estos puntos, la comunicación fallara y estos “Se Irán”, es decir, dejaran de contar con nosotros para explicarnos sus problemas, lo que puede producir aun problemas mayores, ya que estos se cerraran en sí mismos.