La Apatía: de donde viene y como podemos tratarla

La apatía

¿Que es la Apatía y como se trata?

La apatía es una falta de motivación, dejadez,  desidia,  abandono,  pasividad  ante las cosas que tienes que hacer y respuestas que tiene que dar.  Es un desinterés importante en el que la persona no tiene respuestas hacia sí misma y las situaciones que se le presentan.

Una persona apática, deja que todo se acumule,  no toma responsabilidad de las cosas y espera que los otros hagan, piensen o decidan sin ningún interés por cambiar.  Refleja indiferencia a cualquier aspecto, sea físico, fisiológico, emocional, social o espiritual. La persona con apatía tiene  una falta de responsabilidad y compromiso.

Todos en un momento u otro hemos podido en mas o menos grado vivir la apatía. La realidad es que por mucho que los demás quieran hacer por ti, uno es el que tiene que vivir las dificultades que tenga o los problemas que surjan en el cada día.  Nadie tiene garantizado que la vida es de color de rosas, que nunca tendrás un problema y que cualquiera te puede resolver lo que es tuyo.

La vida es ahora, aprender a disfrutar de ella, enfrentarse  a todos los retos que nos llegan o buscamos, es una decisión de cada uno.  Nadie puede comer, dormir o beber por ti, es algo que implica la vida para desarrollarla plenamente.

Vivir las frustraciones, dificultades o graves problemas, nos enseña que tenemos fuerza y resistencia para afrontarlo.  Solo hay que decir ”sí” por duro que parezca.

Es cierto que podemos pensar que hemos tenido desde niños graves problemas,  quizá  demasiados, pero todos sabemos que el ser humano tiene la capacidad para liberarse y cambiar totalmente todo aquello que se propone.

Jamás nos debemos dejar llevar por la comodidad y el sufrimiento, ya que este es opcional y siempre buscar estrategias claves que nos ayuden a superar cualquier  situación adversa.  La vida es ahora, no mañana ni pasado.

Nadie te garantiza nada, no sabes si el mañana estará.  Debemos conectar con cada cosa que llevemos a cabo, sacar punta a las oportunidades,  sean estas buenas o malas, es  seguro que de lo duro o difícil hacemos grandes aprendizajes.  Todos tenemos pensamientos, emociones pero podemos elegir aquellos que más nos interesen para cambiar, hacer un giro y tener unas vida extraordinaria.

Causas de la Apatía:

Pueden ser a nivel  espiritual, mental, emocional y físico.

Las causas de una persona apática pueden ser muy anteriores al momento actual,   por ejemplo desde el proceso del nacimiento y otros:

  • Alargar o hacer esperar  a la madre el momento del parto o dejarla sola porque hay una urgencia.
  • Porque la madre está muy ocupada y deja al  niño sin atender  varias  horas.
  • El niño  llora hasta que se cansa,  sin recibir ninguna atención.
  • Le cambian los pañales,  no cuando necesita sino después de  un tiempo 1 ó 2 horas.
  • El niño espera a que los padres lleguen a buscarle  al colegio y a veces pasa una hora o  más.
  • No existe una estructura horaria, dormir, comer, etc.

La indiferencia, el maltrato, la dejadez, todo ello de forma no consciente,  bien sea en casa o en otro lugar, afecta al comportamiento posterior en la vida de una persona, desarrollando posteriormente comportamientos apáticos.

Posteriormente estas  condiciones  las irá repitiendo,  porque buscará personas que le hagan vivir situaciones similares,  ya que es lo conocido,  por malo que sea.

La persona con apatía se puede ver como ya desde niños en el jardín de infancia, que están totalmente aislados, que no se relacionan o que aunque tu pongas todos los estímulos, no reaccionan por temor o por no ser lo conocido.

Es muy probable que el niño o joven vaya al colegio y se encuentre con compañeros que pasan de él.  Que haga lo que haga, o se queje no hay respuesta a su petición.

Hay muchos personas  que buscan que les hagan exactamente lo mismo que vivieron de niños,  es decir, seguir teniendo las  emociones  que son  conocidas para ellos.

De mayores  a  veces viven una situación tan fuerte que inmediatamente se cierran totalmente a cualquier cambio, comunicación o expresión,  es como si se revolvieran y digieran “ahora paso, no quiero más y déjame en paz, te voy a hacer pagar  por todo lo que yo he pasado, vivido y sufrido”.

Otro factor de la apatía puede ser, una pérdida de trabajo por falta de tacto o conocimiento, o que siente que no puede sobrellevar la situación:  maltrato , desvalorización , moobing, desprecio, etc.

La apatía puede ser también por pérdidas de familia, pareja, hijos, amigos, etc. hará que la persona se encierre más en si mismo y decida pararse y no tener ni un tipo de respuestas.

La persona con un diagnóstico severo un cáncer, alzhéimer,  Una enfermedad mental, etc.  pierde todo el sentido de la vida,   no le importa  nada.

Síntomas de la persona apática:

La sintomatología de una persona apática es:

  • Dejadez: puede estar en el sofá ensimismada horas.
  • Desinterés por todo.
  • Falta de  horarios.
  • Caída de cabello
  • Pasa de lo que le puedas decir.
  • No le importa  que te enfades.
  • No sale.
  • No se mueve.
  • Trastornos del sueño.
  • Dolores musculares, de cabeza, bloqueos, etc.
  • Falta de apetito.
  • Está en la cama en exceso.
  • Tiene un bloqueo emocional muy importante.
  • Pérdida de atención.
  • Pérdida de respuesta emocional.

La dejadez llevada al extremo puede entrar en una depresión importante. Una pérdida de memoria,  de reflejos y  una parada importante de todo lo que es su vida.

Tratamiento de la Apatía:

Dependiendo del tipo de apatía que la persona tenga se puede tratar de forma diferente.

Creo que si es muy conveniente que la persona vaya a un profesional dependiendo de si es de tipo físico o fisiológico, emocional, mental o ambiental.  En el caso de una apatía de tipo emocional, situaciones que la persona haya vivido, experimentado, etc. es importante darle todos los recursos para salir de este estado.

  • Como profesional elaboro el origen de las situaciones desde el efecto hasta llegar a la causa.
  • Enseño a expresar los bloqueos que tenga.
  • Elaboro  y analizo los comportamientos: pesimismo, abandono, pobreza de expresión, etc.
  • Incentivo a desarrollar compromisos: salir a caminar, hacer ejercicio: yoga, ir a un gimnasio,  moverse sobre todo.
  • Fijar  pequeñas metas  cada día,  hacer algo nuevo aunque le cueste.
  • Enseño a relajarse y meditar con visualización para realizar los cambios.

Hay diferentes técnicas  para el tratamiento  de la Apatía que se pueden llevar a cabo dependiendo de los cambios que vaya haciendo la persona.  Siempre con la ayuda de un terapeuta se produce un cambio.

Espero que este artículo pueda serte útil a ti o alguna persona de tu entorno, para identificar un estado de apatía para no avanzar en el proceso.

Abrir chat