Equilibrio en la pareja

Equilibrio-en-la-pareja

Equilibrio en la pareja, seguramente has oído los consejos de tus padres y abuelos: “Debes repartir tu tiempo entre la pareja, los hijos, el trabajo y la familia pero no desatiendas a tu pareja. ¿Pero como lo hacemos?.

Somos personas que generalmente tenemos amigos o grupos de amigos, familia más o menos cercana con los que salimos juntos durante años, incluso desde la época del colegio, nos divertimos, hacemos deporte, viajamos juntos en vacaciones, compartimos momentos de alegría, de frustración y siempre hay un amigo al que podemos explicar qué nos pasa o como nos sentimos. Pero muchas veces es complicado tener un equilibrio entre la pareja, el trabajo, la familia o amigos.

¿Que supone el equilibrio en la pareja?

  • Que cada uno tenga un buen nivel de autonomía, valoración y autoestima, esté o no tu pareja, te sientas bien y no le esperes para que te haga sentir bien.
  • Es necesario ser sinceros con nosotros mismos y poder expresar nuestros miedos o inseguridades, o nuestras dificultades y no dar al otro la imagen de fuerte, y luego a la primera no saber cómo hacer. Es decir ser auténticos o verdaderos. Los engaños, mentiras son malas consejeras para tener una relación duradera y equilibrada.
  • El equilibrio en la pareja pasa por saber escuchar y estar atento/a a lo que comunica, cómo está o qué es lo que le ha pasado en el día de hoy que la puedes ver con menos energía o triste. Tener empatía es fundamental
  • A veces dentro de la pareja mientras nos hablan, solo sabemos decir “si”, pero estamos viendo los deportes, la tele o ni siquiera sabemos lo que nos ha dicho. La comunicación de corazón a corazón hace posible una relación sana y equilibrada con tu pareja. Estar cercano, escuchar con atención e incluso acariciar o darle la mano, o mirarle a los ojos es esencial, en ese momento necesita de tu comprensión y cariño.
  • Cuando la relación no se compone solo por la pareja, sino que hay hijos de por medio (siendo estos mayores) es necesario, más que nunca generar equilibrio en la pareja, teniendo proyectos comunes y unión, ya que a veces existen incomprensiones o enfados por parte de los hijos para con los padres, que pueden producir distanciamientos entre la misma pareja, por lo que deben apoyarse mutuamente.
  • El estar juntos y compartir conocimientos o experiencias con tu pareja, he incluso con grupos del barrio, clubs, etc. generará un equilibrio en esta, trayendo unión y un aire fresco a la pareja.

¿Pero que produce el no tener Equilibrio en la Pareja?

– Problemas en la misma pareja y en la relación con los amigos y/o familia:

Cuando aparece una persona en tu vida, piensas que es la mas importante del mundo y que el/ella es lo que siempre has estado buscando. Esto muchas veces produce en nosotros un distanciamiento con los amigos y/o la familia, principalmente por falta de tiempo o debido al “Estado de Enamoramiento” del momento. Es por eso que muchas veces deviene el pensamiento de que nuestros amigos entenderán nuestras ausencias ya que son “Normales”, aunque en realidad no debería ser así.

Muy bien, tenemos la pareja, pero también hemos dejado algo atrás, que quizá ahora no es importante porque él o ella lo ocupan todo, pero lo mismo puede pasar con la familia, padres, hermanos, etc. Puede que no pase mucho tiempo hasta que podamos echar en falta a aquel amigo que ni siquiera llamamos en 9 meses, de la cuadrilla aquella donde tan bien lo había pasado…

Pero cuando uno de los dos decide volver a retomar contacto con sus amistades o familia muchas veces uno de los dos comenta, ” ¿pero ya no me quieres, que necesitas estar con tus amigos, no te lleno suficiente que tienes que relacionarte con ellos?. Yo te quiero y te quiero para mi”. Y a veces empiezan los celos o las desavenencias entre la pareja…

La misma situación puede darse y ser generada por la familia de cada uno de ellos, donde por ejemplo, se reparten cada fin de semana en casa de sus padres para comer, haciéndose de esto una rutina y perdiendo los mejores momentos, es decir el fin de semana, donde la pareja debería pasar el mayor tiempo juntos para así crear su propio hogar y tiempo en intimidad. Sin esto significar que haya que dejar a la familia de lado.

– Problemas entre el trabajo y la pareja:

Otras veces la situación se da al revés, es decir nos ocupamos mas del trabajo que de la pareja, lo que ciertamente traerá una gran ruptura en el equilibrio en la pareja. Lo que si tenemos claro es que no podemos dejar de lado nuestro trabajo, es una obligación y esto no lo hacemos, pero nos olvidamos de atender a nuestra pareja, ser creativos, dinámicos y sentirnos cercanos y atentos con ella/el.

Si esto durara mucho tiempo dentro de nuestro ámbito laboral, seguro que alguien nos diría ¿Te pasa algo?. Nadie puede hacernos perder el realizar nuestras obligaciones o proyectos que tenemos por medio.


Estas situaciones nos ocurren sin darnos cuenta y sin ver qué efectos posteriores tendrán en nuestra vida.  Es fundamental la pareja, pero lo que no se puede hacer es olvidarse de aquello que ha formado parte de tu vida y ha sido para ti gratificante, valioso y sano.

Nunca es tarde para hacer un alto en el camino y reflexionar que es lo que ha pasado, como se ha establecido la relación y si se ha olvidado a las personas que también son importantes en tu vida.

Para mantener el equilibrio en la pareja es necesario que ambos puedan explicar que son los amigos, qué relaciones se han tenido y cómo han influido en tu vida, para vivir lo que vives y aprender a ser agradecidos con ellos.  Son otra familia, no la de origen, pero si personas que han estado ahí cuando las has necesitado y tu también has estado para ellos.

Podemos querer mucho a la pareja pero, ¿verdad que no dejaremos el trabajo, no dejaremos de querer a nuestros hijos, padres, etc. y olvidarnos de ellos porque “quiero a mi pareja?”.

Es muy importante cuidar y querer a las personas que han estado a tu lado, sin pedirte nada, simplemente porque te quieren, porque hay una relación de amistad y son importantes en tu vida.

Esta es una forma importante de equilibrar también la pareja, hablar claramente de nuestros amigos, de personas que están cercanas en nuestra vida, porque quizá estas puedan estar en la vida de tu pareja y también poder llegar a ser amigos.

Es fundamental tener una vida de pareja en la que hacer cosas conjuntas y pasarlo bien: cine, teatro, música, paseos, viajes, etc. pero siembre buscando que el tiempo de pareja, amigos y familia guarde un equilibrio.

Es necesario que en lugar de restar se multiplique el nivel de relaciones que como parejas podemos tener, saber cómo se relacionan, qué es lo que nos pueden aportar y que podemos aportar a las personas. Por consiguiente hay que cuidar a los amigos de tu pareja, incluso cuando no sean como a ti te gustan, quieres, e incluso no son de tu mismo estatus. Es tan importante conocer a las personas que están con tu pareja, porque tendrás más puntos de conocimiento de cómo es tu pareja, y que es lo que vive o ha vivido.

Otro factor importante es que cada persona tenga su espacio, su tiempo de ocio de lectura, deportes, gimnasio y salidas de vez en cuando con amigos a tomar un café, a charlas o a hacer deporte juntos.  Por momentos podemos ser muy egoístas, lo queremos todo para nosotros y a veces es como si lo quisiéramos meternos a la pareja en el bolsillo para que no se escape.  Estas relaciones donde no hay espacio del uno con el otro sino que siempre tienen que ir a todos los lados juntos, puede ser asfixiante o demasiado agobiante, con la excusa de que así estamos bien.

Para vivir el Equilibrio en la pareja tenemos que ser independientes, sentir que cada uno tiene su poder, que puedo estar solo y bien y puedo estar con mi compañero/a y también.  Ninguno de los dos nos interferimos y podemos hacer todo aquello que deseamos,

Otro factor importante que ahora se puede dar mucho, son los teléfonos.  Sabemos siempre que hace la pareja, cuando viene, por donde va y si tardará o no de donde quiera que esté.  Ejercemos un control absoluto, creyendo que así nos interesamos, queremos y para que se sienta que estoy por el/ella.  Cuando en realidad estamos controlado totalmente la vida de nuestra pareja, a momentos se puede sentir agobiado y que ya no sabe qué hacer para que lo dejes en paz.

Y si ya llegas más tarde de lo previsto se arma una persecución, “te falta mucho, llegarás más tarde de lo previsto, es un rollo…”.

No podemos vivir la vida de nadie, solo la nuestra, por mucho que queramos, nos quieran y seamos muy buenos con la pareja, les demos lo mejor y queramos que siempre estén para nosotros, debemos respetar el equilibrio en la pareja.