Entrevista de TV: El Duelo.

¿Qué supone el duelo?

¿Por qué nos afecta tanto?

¿Hay un tiempo para el duelo?

¿Qué podemos hacer para decir adiós a la persona que se va?

¿Qué pasos tendríamos que dar para liberarnos del dolor?

En el duelo aparecen un sinfín de emociones que van a afectarnos a nivel mental, emocional y físico.  Es muy importante conectarte con el corazón, poder reflexionar y tomar conciencia de que todo tiene un principio y un fin y a veces no es como nosotros desearíamos, ni en la forma, tiempo, edad etc.

Que podemos sentir:

  • Vacío.
  • Desesperanza.
  • Tristeza.
  • Soledad.
  • Rabia o enfado.

Si no nos cuidamos y reflexionamos que es importante aprender a controlar, la persona puede:

  • Abandonarse.
  • Vivir la apatía.
  • Entrar en una depresión.
  • Dejar de  alimentarse.
  • Querer morir.

Tanto en una muerte como en una separación es fundamental:

Darte cuenta que no estás solo, sino que hay personas que lo viven directamente como tú, estos pueden ser: padres, hijos, hermanos, etc.

Es cierto que el dolor es un proceso natural y adecuado para que la persona pueda liberarse de todos esos sentimientos que tiene, pero también es cierto que es importante para no aumentar  el dolor, el tener presente a las personas que se quedan y viven con nosotros.

¿Por qué nos afecta tanto?

  • Por el amor que le profesamos a la persona que se va.
  • Puede en muchas ocasiones que la persona se sienta culpable porque crea que no hizo todo lo que podía.
  • Nos encontramos frente a nosotros mismos y darnos cuenta de si nos: valoramos, reconocemos o dependíamos en exceso de esta persona y no sabemos cómo llevar nuestra vida.
  • Ahora tengo que estar por mí y cambiar muy probablemente mi forma de vivir e incluso se avecinan a veces  más responsabilidades que quizás antes no tenía.
  • Porque igual sentimos que estamos más ligeros de equipaje y no tenemos derecho a sentirlo bien  y nos sentimos que somos “malos”.
  • Porque  “por fin se ha ido” y he estado aguantando muchísimo, etc.

¿Hay un tiempo para el duelo?

Cada persona tiene el suyo, unos deciden unos meses, otros años y otros toda una vida, pensando que ya no pueden vivir sin la persona.(Abandono). La persona tendría que plantearse el solucionar esta situación porque es su vida.

Hay otros que toman decisiones rápidamente después de hacer una despedida y se permiten pensar:

  • Es mi vida.
  • He hecho todo lo que he sabido.
  • Decido estar bien.
  • Resolver cuando hayan situaciones que me lleven a sentirme mal.

¿Que podemos hacer para  decir a las personas que se van?: Despedirlas.

¿Cómo?

  • Agradecerlas el tiempo que han estado contigo.
  • Valorar lo que te han enseñado y has aprendido.
  • Pedir perdón de aquellas situaciones que fueron duras.
  • Perdonar lo que en algún tiempo pudo no hacerlo bien.

¿Qué pasos tendríamos que hacer para liberarnos del dolor?. Fundamental:

  • Aceptar.
  • Perdonarte y perdonar.
  • Valorar tu persona y salir adelante.

La despedida puede ser antes de que la persona se vaya y si eso no es posible,  internamente hablarla como si estuviera presente.

Es cierto que sobre la muerte se ha dicho mucho, a  veces nos podemos llegar a sentir mal si no hacemos lo que los demás esperan de nosotros. Es nuestra vida.  

Todos tenemos derecho a vivir sin coacción de los otros.  Y la más importante en este momento es que seas tú, dándote el derecho a vivir, planificar tu vida, es decir si así lo desearas rehacerla 

Si la persona no se siente bien es importante que pueda acudir a un profesional, para que pueda ayudarle a liberarse de aquello que le impide hacer una vida normal y natural.

En caso de Separación hay que ser extremadamente cuidadosos con los hijos si hay. Si no lo fuéramos las consecuencias que no se ven en principio, aparecerán más tarde en forma de problemas. 

Cuando la pareja se separa,  independientemente que sea por enfado, necesidad o despecho, también es un duelo y hay que llevar a cabo el proceso con mucho cuidado,  tanto para uno mismo, como por los hijos si los hay, porque de lo contrario se entran en serios conflictos y puede suceder que uno u ambos pueden entrar en un círculo  de conflictos:

  • Olvidándose de los hijos.
  • Dejándolos a los abuelos a cargo.
  • Trayendo rápidamente una segunda persona como sustitución
  • viviendo la dejadez, enfado o culpando a los hijos de la separación.
  • Enfadándose y pasando de las obligaciones como padres de los hijos,  como: el cuidado básico, ducha, horarios, alimentación, límites, puntualidad en las tareas  y horarios de  colegios, etc.

Ser conscientes que lo que no queremos para nosotros, menos lo podemos hacer con los hijos, ya que las repercusiones siguientes producirán más dolor.

Los hijos tienen un sinfín de dificultades:

  • No saben a veces con quien tienen que estar.
  • Quien vendrá a buscarles o con quien estarán
  • Si el padre  o la madre le quieren  o se sentirán  abandonados
  • Pueden perder: ilusión, llamando la atención enfermándose, siendo apáticos  o siendo agresivos, etc.

Todo cuidado como persona pase lo que pase, te ayuda a vivir con menos sufrimiento.