Dignidad

Me suena fuerte esta palabra. He pensado mucho sobre ella y soy consciente que reconocerme digna es algo muy hermoso.

¿Cómo yo me valoraba, me reconocía y sentía que merecía la pena? En mi familia no me enseñaron que realmente era alguien y que merecía lo mejor  porque estaba hecho de la misma naturaleza que el Creador.

Apenas estoy viéndome en mi interior como un ser fantástico y maravilloso, que por sí solo está lleno de belleza inteligencia y amor.  Y lo más importante es que ya no lo puedo ocultar, ya  viví  la desvalorización durante muchos años de mi vida, donde todo era oscuridad, dolor y amargura.

Ahora me puedo despertar y sentir cómo brilla la luz del sol en mí y en todos los humanos. Me reconozco cada día más y siento el gozo de poder ir despertando poco a poco a una realidad mayor de la que hasta hoy no era consciente.

También puedo decir que, por los años que he vivido sin sentir que tenía derecho, todavía no me es fácil, me encuentro  pensando y sintiendo muchas veces con el viejo PATRON. Pero estoy dispuesta al cambio. Aprendo a desarrollar más control de lo que pienso y siento, a tener más disciplina y aunque me cueste a poner límites  y perdonarme para seguir avanzando.

Sé que es una tarea ardua  la que me he propuesto  pero bella.  Empiezo  a ver y sentir un rayo de luz en mi corazón, a amarme y amar más a los que están a mi alrededor.

Gracias por estas reflexiones, por esta capacidad de ayudarnos a sacar lo más duro de cada uno de nosotros.

También me felicito de poder cambiarlo

Abrir chat