Dificultades entre Padres e Hijos

Muchas veces, en la etapa de la adolescencia de nuestros hijos no sabemos que decisiones tomar en relación a ellos, no sabemos como actuar, que decir, que no decir y las repercusiones que tendrán nuestras decisiones. Pero debemos aprender a gestionar las dificultades entre padres e hijos antes de que vayan a mas y sean irreparables.

Hay situaciones en la que nos escapa una frase del tipo: “Haz lo que quieras”, “Tiro la toalla”, pero debemos pensar que repercusión tendrá esa decisión o frase sobre nuestros hijos. Una frase así puede producir en nuestros hijos una situación de enojo, y hacerlos entrar en un mecanismo de bajo estima y mutismo para con nosotros, pero a su vez puede producir un gran alejamiento con los padres ya que estos pueden creer que “los abandonamos”, que no los queremos. Por lo que No podemos pasar de ellos por mas que la situación sea complicada.

Hemos de pensar: ¿Que comportamientos o actitudes tengo como padre o madre para que ellos reaccionen de esta forma?. No podemos olvidar que somos el modelo para ellos, pero no solo en la adolescencia sino durante toda su vida.

¿Como propiciamos el momento del dialogo?

Lo primero que debemos hacer es reflexionar si el comportamiento de nuestros hijos lo realizamos como padres. Un ejemplo muy claro seria la situación donde uno de los padres llega cansado del trabajo a casa, enfadado y triste y se aísla del resto de la familia entrando en un mutismo derivado del malestar para de esta forma tranquilizarse y proceder con el trabajo de la casa. Esta situación le enseña y transmite a nuestros hijos una conducta, una forma de actuar y unas respuestas emocionales ante ciertas dificultades, por lo que nuestros hijos terminaran imitándonos por ejemplo en momentos de estrés.
Mirando a nuestros hijos y del comportamiento que tienen veremos que cosas hemos de cambiar como padres.

Lo que tendremos que hacer en estos casos es:
-Reflexionar.
-Escucharle.
-Estar cercano a ellos.
-Hacerlos sentir reconocidos, valorados, aceptados por sus padres.
-Darles ánimos para seguir adelante.

En el caso de haber actuado mal con nuestros hijos debemos pedir perdon siempre y mostrarle a nuestros hijos que queremos cambiar aquellas actitudes que nos hacen reaccionar mal con ellos. Esto producirá que los hijos entiendan que queremos realizar cambios en nuestro carácter y decisiones para con ellos.

Abrir chat