El Cuerpo Físico y como cuidarlo

En la entrevista de hoy del Canal Toronja hablo sobre la importancia de nuestro cuerpo y como debemos cuidarlo.

  • ¿Qué valor tiene el físico en mi vida y cómo lo cuido?
  • ¿Me perturba mental y emocionalmente la visión que tengo de mi cuerpo físico?
  • ¿Qué es mi cuerpo físico?
  • ¿Cómo valoro mi cuerpo físico?
  • ¿Qué efectos se producen en mí si no lo cuido?

¿Qué es mi cuerpo físico?

El cuerpo Físico es nuestra casa, sin él no podríamos vivir, como humanos tenemos el cuerpo y éste es el que realiza todas las funciones para manifestarnos en la tierra. En él se alberga nuestro Ser.  

El cuerpo físico es nuestro  vehículo.  Dentro del macrocosmos está  el microcosmos,  éste es nuestro cuerpo, un microcosmos, tiene la capacidad descubrir, conocer, realizar todo aquello que es él,  desarrollo de la totalidad.  Tiene en él todas las posibilidades de comunicarse con el mundo interno, externo macrocosmos y microcosmos de los otros.

El amor a nuestro cuerpo es esencial para aprender a vivir en salud, en bienestar relacionándonos con los otros y desarrollando todas nuestras capacidades, valores y virtudes.

El tesoro más grande que tenemos es nuestro cuerpo físico, está dotado de la capacidad para pensar, expresar y manifestar todo lo que somos y tenemos. No hay nada fuera del ser humano que no esté relacionado con él.. La riqueza, pobreza, inteligencia, miseria, expresión,  el mundo, la tecnología, la ciencia,  que vemos y su belleza, la ha creado el ser humano.

Cuando nace  un ser,  lo primero que miramos si está completo: manos, pies, etc. Enseguida decimos “este niño está bien”.  A medida que vamos creciendo también somos conscientes de que nos tenemos que cuidar para crecer y desarrollarnos, es decir caminar, hablar, expresar, pensar, etc. y decimos “su desarrollo es bueno”.

Así vamos creciendo y vamos aprendiendo a descubrir todo lo que el mundo nos puede ir enseñando, lo que otros seres humanos ya saben y nosotros podemos ir aprendiendo. Nos hacemos adultos y creemos que ya está todo, y somos seres que estamos constantemente en evolución a todos los niveles. Es decir si hacemos un paralelismo con una casa, la compramos,  pero es muy importante el cuidado, la atención, el mimo para que esté en plenas condiciones  y  sentirnos cómodos y bien, y si algo no funciona observamos, valoramos y hacemos lo necesario  al respecto, para mantener y mejorar nuestra calidad de vida en ella.

¿Ocurre lo mismo con nuestro cuerpo?. ¿Lo valoramos,  reconocemos y lo cuidamos?,  O por el contrario provocamos en nosotros miles de situaciones en las que lo ponemos en peligro,  a veces nos cuesta valorarnos, reconocernos y saber que aquello que hacemos tiene unas consecuencias. ¿Qué valor le damos?, ¿Qué límites nos podemos para vivir en salud en todos los campos: mental, emocional y físico?

Cuido mi alimentación, estoy dispuesta a tener una disciplina y voluntad para hacer aquello que favorece mi cuerpo como: gimnasia, yoga, caminar, expresar, leer, formarme?.

Mi cuerpo es mi presentación  al mundo, la imagen que tengo de mi es la que yo muestro ¿Es la que quiero?.

No se trata solo de ir al gimnasio, a un salón de belleza, masaje, etc. sino cuidarme en todos los niveles. ¿Me amo?-

¿Cómo valoro mi cuerpo?.

El valor de mi cuerpo está relacionado como está  mi energía, si me encauzo en el día a día de forma adecuada o si me siento débil, flojo o no tengo fuerzas para seguir adelante, realizar las tareas, compromisos y objetivos que tengo entre manos, si mi energía es débil,  algo me está indicando que no voy bien.

Igual que cuidamos nuestra ropa cuando salimos y queremos lucirnos, el cuerpo tiene que tener gracia, fuerza, energía, vitalidad, equilibrio y estar en sintonía con todo, si esto no ocurre, hay algo que estoy haciendo que mi cuerpo se resiente, bien sea a nivel mental o emocional.

Como microcosmos, tengo todas las posibilidades de desarrollar aquellas cosas que no están bien en mi, puede ser  por falta de atención, cuidado, excesos o déficits. Nuestro cuerpo puede conjugar desde lo complejo hasta lo más sencillo,  es de un gran valor todas las capacidades que están en él para hacer posible lo  que de verdad deseemos.

Nuestra mente sin el cuerpo no podría manifestarse,  las emociones no podrían expresarse sin un cuerpo físico,  es un buen momento para darnos cuenta del cuerpo, el  valor que tenemos como seres humanos para que saquemos la mejor versión que hay dentro de nosotros.

La cultura del cuerpo es muy importante, no solo a nivel de mostrar nuestros músculos, caderas o  nuestro rostro. Son muchas cosas que se llevan a cabo en nuestro cuerpo, y muchas de ellas están por la falta de aceptación de lo que somos, no podemos fingir, el cuerpo tiene sus razones de manifestarse partiendo de lo que le cuidamos, valoramos y reconocemos.

Si hay algo que perturba mi mente o mis emociones se manifestarán rápidamente en  mi cuerpo y  tendré que valorar qué pienso de mi misma, como me amo, me reconozco y acepto. O de qué manera me miro, me expreso y me cuido desde mi esencia, mi interior. El estar en sintonía (mente, emociones)  contigo mismo, embellece el cuerpo y genera más salud.

¿Qué efectos se producen en mi cuerpo si no lo cuido?

El cuerpo me está indicando que mis pensamientos y emociones están luchando, hay una falta de aceptación de lo que pienso siento y como actúo. En principio hay un maremágnum de situaciones que afectarán todas las partes poco a poco de mis órganos, sistemas, energías que estarán bloqueando o inhibiendo partes de mí, sin poder manifestarme de forma adecuada o con equilibrio.

Posteriormente mis emociones empezarán a manifestarse con sensaciones de sentirme mal, fea o con inseguridad rechazándome y no cuidando mi cuerpo. 

Muchas personas empiezan a mirar su cuerpo y ya no les gusta, se crean graves problemas, porque eluden lo que les pasa y se creen que es algo externo a ellos  sin creer  que pueden solucionarlo, buscan fuera lo que está dentro para resolver o simplemente se esconden y se aíslan,  o de forma  desesperada  buscan nuevos hábitos, justo los que no conviene, machacando  su cuerpo bien sea con alcohol, drogas, sexo, etc. pensando que así lo resuelven y aumenta más su problemática.

Esta época, en verano, las personas miramos que podemos hacer para sentirnos mejor, nos  perturba la idea de no gustar, no estar a la altura de los otros  y puede que nos sintamos feos  y entremos en dinámicas no adecuadas.

Aprender a mirarnos, reconocernos y saber que podemos cambiar aquello que realmente no nos gusta es lo esencial y  que un día mirándonos al espejo podamos decir: “estoy como quiero estar y me siento como deseo estar”

Recuerda que en el cuerpo físico está la esencia de la vida y todo lo demás puede ir manifestándose.