Alimentos de invierno

La naturaleza está dormida, se prepara para renacer con todo su esplendor en primavera, la semilla yace en la tierra manteniendo toda su energía vital pendiente de desarrollarse “es el invierno, la noche, el frío”

Para el hombre el invierno corresponde al feto, se gesta la vida pendiente de emerger a la tierra, son las trasformaciones cíclicas de la energía que ocurren en los procesos naturales. El origen de la vida se da en el agua, el feto también.

El agua es el elemento más importante en este ciclo y el órgano que controla en nuestro cuerpo sus entradas y salidas son los riñones. Por tanto nuestra alimentación en esta época debe ir dirigida a fortalecer y nutrir los riñones y vejiga, lugar donde se asientan gran parte de las hormonas, las glándulas suprarrenales.

También hay que nutrir en esta época los huesos, la médula, el cerebro y la sangre.

Alimentos que nutren y tonifican el sistema endocrino y actúan sobre los huesos:

  • Sabor salado: Hidrata, ablanda, tonifica, desintoxica, lubrifica, estimula los riñones
  • Color negro/azulado: Raíces, legumbres, potaje de cereal, sopa de huesos
  • Las algas
  • Pescados
  • Sésamo negro
  • Legumbres: sobre todo las Azukis (tienen forma de riñón)
  • Uvas negras
  • Tinta de sepia
  • Trigo sarraceno
  • Ajo
  • Jengibre
  • Canela
  • Vino tinto (con moderación)
  • Yema de huevo
  • Castañas
  • Caldos calientes y cocciones largas

A pesar que la temperatura no acompaña la época de invierno, el cuerpo y la naturaleza siguen el curso natural, por tanto durante estos dos meses incorporemos a nuestra dieta algunos de estos alimentos y preparar el cuerpo para la llegada, siempre revolucionada, de la primavera

Abrir chat